La gran diferencia entre la fibra óptica y el cable tradicional es que este último es alambre de cobre, mientras que las instalaciones de fibra consisten en un hilo delgado de silicio o vidrio fundido que transporta ondas de luz.

Cuatro puntos clave que mejoran tu empresa gracias a la fibra óptica

1.- Transmisión de datos a gran velocidad

Si quieres mejorar tu empresa con la fibra óptica, este punto es esencial. Podrás descargar grandes volúmenes de archivos en pocos segundos y, lo que es más importante, realizar copias de seguridad en muy poco tiempo y sin que tu ancho de banda se resienta. Esto es posible gracias a que una conexión de fibra óptica puede transmitir hasta 10.000 MB por segundo, frente a los 1.000 que consigue el cable de cobre.

2.- Despídete de las interferencias

Uno de los principales problemas de las conexiones a Internet realizadas con cable o ADSL es que la calidad del servicio varía mucho en función de los usuarios que están conectados al ancho de banda y la distancia a la central telefónica que suministra el servicio.

Las ralentizaciones suelen ser habituales cuantos más usuarios estén conectados a la misma red y cuanto mayor sea la distancia a la central. Con la fibra óptica, en cambio, no sufrirás estos problemas: puede funcionar sin repetidores a una distancia de hasta 70 km.

3.- Las reuniones a distancia serán más sencillas

Hoy en día, cada vez más empresas se suman a las teleconferencias. Y, por tanto, contar con una buena conexión a Internet es fundamental para evitar cortes de sonido y de imagen. Con la fibra óptica, evitarás las interferencias y todos los procesos de comunicación de tu empresa serán mucho más fluidos.

4.- La red es más estable

Las subidas de tensión, la temperatura y otros elementos que afectan a las conexiones con cable de cobre no afectan a las redes de fibra óptica. Así pues, será mucho más difícil que se corte la conexión y que el trabajo de tu empresa se vea afectado por ello.

Red de fibra óptica: más seguridad para tu empresa

Además de las ventajas que ya te hemos explicado sobre la fibra óptica, hay otra que es fundamental y esa es la seguridad. El cable de cobre puede ser interceptado, pero es mucho más difícil acceder a los datos que se transmiten por fibra óptica: no se puede intervenir con mecanismos eléctricos convencionales.
Además, en caso de que alguien lograra intervenir la red de tu empresa, podrías detectarlo monitorizando la señal óptica que llega al final de la fibra.

Como ves, la fibra óptica es una opción excelente si quieres una conexión de red en tu empresa que te aporte seguridad, estabilidad y prestaciones de alto nivel con las que ayudar a tu negocio a crecer.

Entradas recomendadas