El aumento en un 40% del uso de Internet amenaza con saturar las redes de algunos operadores, pero Cingles Comunicacions garantiza la calidad del servicio

¿Has notado que el Internet va más lento, algunas páginas tardan más en cargarse o ha bajado la calidad de las películas y series online? El mayor uso de Internet de estas semanas está afectando a algunos operadores, pero tener una red de fibra propia como Cingles es una ventaja.

Estos días estamos viendo en las noticias que los grandes operadores de telecomunicaciones piden a los usuarios que hagan un «uso razonable de las redes de telecomunicaciones» para evitar una disminución de la calidad del servicio o incluso el colapso de algunas infraestructuras. Las cifras son significativas: desde el inicio de la cuarentena, el tráfico en Internet ha experimentado incrementos cercanos al 40%, mientras que el uso del móvil ha aumentado alrededor de un 50%.

Este crecimiento se debe principalmente a que una parte de la población ha comenzado a teletrabajar desde casa, además del mayor consumo de los populares servicios de streaming de vídeo. El problema está adquiriendo una dimensión global, que ha hecho que plataformas como Netflix, Amazon Prime o Youtube hayan decidido emitir sus contenidos con menos calidad.

¿Por qué se saturan las redes de telecomunicaciones?

El funcionamiento de Internet se basa en una serie de nodos globales, interconectados mediante grandes cables transoceánicos, que canalizan el tráfico de los usuarios a través de la red mundial. Estos nodos y cables conectan a los usuarios con los servicios que ofrecen las empresas de Internet a través de sus centros de datos. Estos centros de datos pueden estar situados a miles de kilómetros de distancia del lugar desde el que estamos enviando un correo electrónico o viendo una película en línea.

El aumento del tráfico global causado por las medidas de confinamiento destinadas a frenar la expansión del coronavirus (que ya afectan a un tercio de los habitantes del planeta) provoca que los servidores de todo el mundo estén recibiendo muchas más peticiones de las que procesan normalmente.

Este hecho hace que muchos servidores en todo el mundo no sean capaces de atender todas las solicitudes que les llegan. ¿Significa esto que Internet podría llegar a colapsarse? No: la red de Internet global está muy mallada, equilibrada y redundada, precisamente para evitar cualquier riesgo de dejar de funcionar. Si un nodo o un cable transoceánico llegan al límite de su capacidad, el tráfico se desvía a otras infraestructuras similares para mantener el servicio.

Por tanto, lo que este aumento de tráfico está provocando no es que nos quedemos sin conexión a Internet, sino que se produzcan cuellos de botella puntuales provocados por la carga adicional de los servidores y, en algunos casos, la necesidad de desviar el tráfico mediante otros segmentos de la red con menos saturación, lo cual incrementa la latencia o retraso de la red.

Como usuarios, lo que percibimos es simplemente una disminución de la velocidad de nuestra conexión, en función del servicio al que estemos accediendo. Esto puede resultar algo molesto o incluso impedirnos disfrutar con una calidad adecuada de algunos servicios que son muy exigentes en cuanto al consumo de datos, como por ejemplo los videojuegos multijugador online.

¿Mi conexión de fibra irá más lenta estos días?

Las redes de telecomunicaciones de FTTH (fibra hasta el hogar) están diseñadas con criterios de simultaneidad. Esto significa que se dimensionan según la demanda que se prevé que tendrán. Este hecho implica que los operadores que no hayan dimensionado bien su red, y tengan un número muy elevado de clientes, pueden sufrir disminuciones de velocidad o «cuellos de botella» en su conectividad previamente a acceder a las interconexiones con el mundo. Las redes que llevan mucho tiempo desplegadas y que, además, son compartidas por más de un operador, son más propensas a sufrir algunos momentos de saturación.

Por suerte, la red de telecomunicaciones de Cingles utiliza un cableado de fibra óptica propio, de uso exclusivo para nuestros clientes. También está diseñada con un margen de seguridad muy amplio para poder garantizar la calidad del servicio incluso en momentos excepcionales como los actuales.

Por lo tanto, los clientes de Cingles Comunicacions pueden tener la tranquilidad de saber que el aumento de tráfico de estos últimos días no provocará «cuellos de botella» y podrán seguir teletrabajando o disfrutando de sus servicios de voz y datos locales con la máxima velocidad.

Hay que añadir, sin embargo, que aunque nuestra red no esté saturada, tal como hemos visto antes, los usuarios de Cingles pueden notar disminuciones de velocidad o retrasos en algunas páginas web o servicios en línea populares debido a la mayor demanda que soportan estos días sus servidores. Sin embargo, por la parte que corresponde a Cingles, nuestro servicio seguirá funcionando con una óptima calidad para hacer más productivo y agradable el tiempo que pasemos en casa.

¡Pásate a Cingles Comunicacions y descubre todas las ventajas de nuestra red propia!

Entradas recomendadas