IP Fija

La IP (Protocolo de Internet) es la “dirección» de tu empresa en Internet. Normalmente, las IP son dinámicas, lo que significa que cambian periódicamente. Esto supone un problema, por ejemplo, en los servicios que requieren saber exactamente dónde te conectas, por seguridad.

Una IP fija o estática permite a tu empresa disponer de una dirección permanente en Internet. Con una IP fija, tu negocio podrá acceder a aplicaciones y servicios que no son posibles con una IP dinámica, además de gestionar tus telecomunicaciones con una mayor seguridad.

¿Qué ventajas tiene?

Gestión automática de la IP fija

Sin realizar configuraciones complejas

Disfruta de servicios en línea exclusivos

Transmite más confianza a los clientes y socios

Simplifica las conexiones a la red de tu empresa

Más fiable, eficaz y cómodo que otras opciones

Características

IP fija y permanente para tu empresa

Máxima seguridad en las comunicaciones

Reducción de la latencia en las transmisiones

Acceso a servicios avanzados que requieren IP fija: servidor de correo, servidor web, servidor FTP, aplicaciones en línea, VPN, pasarelas las de pago, videovigilancia, etc.

Habilitación de servicios específicos que usan certificados sobre IP